Archivo | Lobel, Arnold RSS feed for this section

El jardín. Arnold Lobel. Ed. Alfaguara

4 Abr

Sapo estaba trabajando en su jardín. Sepo pasó por allí.
-¡Qué jardín tan bonito tienes, Sapo! –dijo.
-Sí –contestó Sapo-. Es muy bonito, pero da mucho trabajo.
-Me gustaría tener un jardín –dijo Sepo.
-Toma, aquí tienes unas semillas –dijo Sapo-. Siémbralas en la tierra, y enseguida tendrás un jardín con flores.
-¿Cuándo es enseguida? –preguntó Sepo.
-Muy pronto –le contestó Sapo.
Sepo se fue deprisa a su casa. Sembró las semillas.
-Ahora, semillas –dijo sepo-, ya podéis empezar a crecer.
Paseó de un lado a otro varias veces.    Las semillas no crecían.    Sepo se agachó, puso su cabeza cerca de la tierra y gritó bien fuerte:
-¡Semillas, empezad a crecer!
Sepo volvió a mirar la tierra. Las semillas no crecían.    Sepo pegó la cabeza a la tierra y gritó con todas sus fuerzas:
-¿Eh, semillas, que os he dicho que empecéis a crecer!
Sapo se acercó corriendo por el camino.
-¿Por qué gritas tanto?- preguntó.
-Las semillas no crecen –explicó Sepo.
-Gritas demasiado –dijo Sapo-. Esas pobres semillas están asustadas y les da miedo crecer.
-¿A mis semillas les da miedo crecer? –preguntó Sepo.
-Pues claro que sí –dijo Sapo-. Déjalas tranquilas durante unos pocos días. Espera a que les dé el sol y a que les caiga la lluvia y enseguida tus semillas empezarán a crecer.
Aquella noche, Sepo miró por la ventana.
-¡Qué rabia! –dijo Sepo-. Mis semillas no han empezado a crecer todavía. Seguramente les da miedo la oscuridad.
Sepo salió al jardín con algunas velas.
-Les leeré un cuento a las semillas –dijo Sepo-. Así no tendrán miedo.
Sepo les leyó a sus semillas un cuento bastante largo.    Durante todo el día siguiente Sepo les cantó canciones a sus semillas.
Y durante el otro día después del siguiente, Sepo leyó poesías a sus semillas.    Y durante el día que siguió al otro después del siguiente, Sepo estuvo tocando música para sus semillas.    Sepo miró la tierra. Las semillas no habían empezado a crecer todavía.
-¿Qué más puedo hacer? –se preguntó Sepo-. ¡Estas deben ser las semillas más miedosas del mundo entero!
Y entonces, Sepo se sintió cansadísimo y se quedó dormido.
-¡Sepo, Sepo, despierta! –le llamó Sapo-. ¡Mira tu jardín!
De la tierra brotaban plantitas verdes.
-¡Por fin mis semillas han perdido el miedo a crecer! –exclamó Sepo.
-Ahora tú también tendrás un jardín bonito –dijo Sapo.
-Sí –dijo Sepo-, pero tú tenías razón, Sapo. Un jardín da muchísimo trabajo.

Arnold Lobel. Sapo y Sepo inseparables.  Ed. Alfaguara.
RECURSOS

Propuestas para mediadoras y para mediadores.

Texto

Sapo y Sepo, Inseparables

Resumen del libro:
Sapo y Sepo son dos sapos amigos e inseparables, no saben vivir el uno sin el otro. Los dos salen juntos de paseo, cuidan el jardín, se reparten unas riquísimas galletas…Más información

Palabra magica

Valoraremos, en cada uno de los textos seleccionados, esa palabra esencial, que nos permitirá un aprovechamiento de diferentes aspectos en lugares como, por ejemplo, el aula, la biblioteca, el hogar, etc.
Ni que decir tiene que no son sólo para el lugar educativo, sino que permiten el desarrollo esencial de la persona en múltiples facetas.
En este caso, nos posibilita acercarnos a nuestra lengua, a nuestro Medio Natural y. por supuesto, a la Inteligencia emocional y a las capacidades afectivas y emocionales.

La palabra mágica hoy es: Inseparables.
En la Naturaleza, existen algunos animales que son inseparables. De hecho, hasta se llaman así. No pueden vivir el uno sin el otro.
Pista al lector: Fijémonos bien en el nombre que hay en las imágenes que vamos a ver.

Todo ha empezado por un libro: Sapo y Sepo, inseparables. Nos hemos acercado a la palabra mágica: inseparables. ¿Y adónde nos lleva la palabra mágica? Seguimos pensando en más inseparables. Podemos recurrir a personajes como Astérix y Obelix, Heidi y Pedro, con el abuelo que estaba allí, en los Alpes, Bob esponja y Patricio, Dora exploradora y el mono Botas, Pocoyo y la elefantita Eli,  otros animales como gatos, perros, caballos…

Si te gustan los animales, te gustará cuidarlos, alimentarlos, protegerlos. ¿Cuál es tu animal preferido?
Ahora, elige un animal y ponle un nombre. El que más te guste.
A lo mejor, consigues tener uno y puede llegar hasta a vivir contigo. Pregunta antes en casa si eso sería posible. Antes de pensar en comprar un animal, no olvides que hay mucha, muchísima gente que trabaja para cuidarlos, protegerlos, alimentarlos…  Porque hay personas que los dejan, los abandonan y eso es algo que no debería hacerse nunca.
¿Y si ese posible animal se convirtiera en tu inseparable?

Cuentame.

Este apartado quiere dar un especial realce a la comunicación con los lectores y entre los lectores.
Sapo y Sepo, inseparables es un excelente libro para hablar, para charlar, para conversar. Hace honor al término de fundamental.
Entre las muchas preguntas que sugiere, se nos ocurren algunas como éstas:
¿Tienes tú amigas o amigos inseparables? ¿Cuándo estás con ellos? ¿Qué hacéis? ¿Qué es lo que más os gusta?
Sapo y Sepo son dos sapos. Pero hay más inseparables en la Naturaleza ¿Has visto a los agapornis? ¿Y qué son los agapornis?
Si hemos leído la pista que dábamos, sabremos que los agapornis son esos pájaros de colores tan bonitos, que se llaman inseparables.
Así que hemos conocido sapos inseparables y pájaros inseparables.
Y hemos visto lo cerca que está internet de la Lectura, de los libros, de la Literatura, de la Naturaleza.

Referencia

Tienen aquí www.elrefugio.org  la referencia de una página con informaciones de esta asociación protectora, dedicada al cuidado de los animales. (Conviene verla antes, para seleccionar las acciones y las actividades que se crean convenientes, caso de visitarla con niños).

Autor

Arnold Lobel

Nació en Los Ángeles, USA, en 1933. Sus padres se divorciaron cuando él tenía cinco años y vivió con su madre en casa de sus abuelos maternos, en Nueva York. Desde pequeño le gustaba dibujar e inventar historias. Siempre dijo que tuvo una infancia feliz. Cuando era joven tuvo que estar internado en un hospital. Estudió arte en el Pratt Institute, donde conoció a la que luego sería su mujer, Anita Kempler, que también fue ilustradora. Tuvieron dos hijos. Al principio de su carrera, Lobel dibujaba para otros autores, posteriormente, publicó libros donde él era el escritor e ilustrador. Por la serie de Sapo y Sepo recibió la  medalla Caldecott. Murió en Nueva York en 1987.

Nuestro observatorio

En las siguientes páginas se puede ampliar la biografía y consultar diferente material de documentación sobre Arnold Lobel: Wikipedia, Imaginaria, Revista Babar, Bienvenidos a la fiesta, editorial Alfaguara, editorial Corimbo.

Bibliografía

Muchos de sus libros se pueden ver en Canal Lector. Cada uno lleva un resumen, el comienzo del libro, imágenes y muchas otras cosas motivadoras.